Horst D. Deckert

UNTERNEHMER-BERATER, SERIENUNTERNEHMER BZW. MEHRFACHGRÜNDER Parteilos und damit völlig unabhängig von irgendwelchen Parteien, Organisationen, Verbänden, etc. Seit 1971 im Dienst von Inhabern, Geschäftsführern, Unternehmern. 1971: Gründung einer Werbeagentur mit dem Schwerpunkt Marketing für Kleinbetriebe im Alter von 19 Jahren. Seit 1977 Firmengründer in Europa, USA und Südamerika. Fragen?
Kostenlos Termin buchen

Fin de la Cuarentena de la Corona: La Gran Declaración de Barrington – Profesores de Harvard, Oxford y Stanford y 200.000 personas

El desastre de las cuarentenas y la Great Barrington Declaration.

En este video comento la declaración de miles de expertos en el mundo de fecha 4 de octubre de 2020 en que condenan las cuarentenas aplicadas por gobiernos advirtiendo que sus consecuencias han sido devastadoras e injustificadas como estrategia de combate contra la pandemia. La Great Barrington Declaration es una iniciativa de profesores expertos en epidemiología de Harvard, Oxford y Stanford.

Sitio Great Barrington Declaration: https://gbdeclaration.org/

El Dr. Martin Kulldorff, profesor de medicina en la Universidad de Harvard;

La Dra. Sunetra Gupta, profesora de epidemiología en la Universidad de Oxford;

El Dr. Jay Bhattacharya, profesor de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford,

son los primeros firmantes de la Gran Declaración de Barrington, que está en línea desde hace unos días y puede ser firmada.

Hasta ahora, 6.802 profesionales médicos y sanitarios (en las universidades), 14.880 médicos y 235.839 ciudadanos han firmado la declaración, en la que se pide que se ponga fin al bloqueo y a todas las medidas que restrinjan la vida pública.

La declaración establece que se sabe quiénes están en alto riesgo de contraer COVID-19. En consecuencia, es correcto proteger a quienes son particularmente susceptibles y están en riesgo de contraer el SARS-CoV-2. Las casas de retiro deben hacer pruebas a sus empleados regularmente y, si es posible, usar personas que ya son inmunes. Los ancianos que no se atreven a ir a los supermercados deben ser abastecidos directamente desde sus casas. Para todos los demás, la vida debería normalizarse.

medium_RKI-Falle-nach-Alter.png

Fuente: Informe de gestión de RKI 6 de octubre

La continuación de las medidas actuales, según los firmantes de la declaración, conlleva inevitablemente un costo humano más elevado del que podría evitarse con el cierre, porque no se realizan las operaciones necesarias, por ejemplo, por cáncer, porque no se realizan exámenes preventivos, no se administran vacunas y no se tratan las enfermedades cardiovasculares que, si se tratan a tiempo, pueden evitar la muerte de los enfermos.

Por consiguiente, los firmantes de la declaración exigen que se restablezca la normalidad de la vida cotidiana, que se levanten todas las medidas restrictivas, que se abran completamente los lugares de trabajo, que se abran las escuelas y universidades para su funcionamiento normal, es decir, los seminarios presenciales y la enseñanza frontal, y que se eliminen las medidas de acompañamiento como la distancia social o las máscaras. Los teatros, cines, instalaciones deportivas, restaurantes, hoteles, tiendas, todas las áreas de la vida pública deben regresar inmediatamente al estado antes de la llegada del SARS-CoV-2. Según los signatarios, las medidas de higiene, como el lavado regular de las manos, son suficientes para contrarrestar adecuadamente el SRAS-CoV-2 y para progresar hacia la inmunidad colectiva, es decir, el estado a partir del cual un número más o menos constante de personas se infecta con el SRAS-CoV-2.

Nadie debe impedir que las personas mayores participen en la vida pública:

“Las personas que corren más riesgos pueden participar si lo desean, mientras que la sociedad en su conjunto goza de la protección que confieren a los vulnerables los que han acumulado inmunidad de rebaño”.

Ha llegado el momento de que los encargados de la formulación de políticas, cuya única pauta de reacción es imponer restricciones cuyos miembros parecen ser completamente incapaces de reaccionar positivamente a la nueva situación de la ciencia y la investigación sobre el SRAS-CoV-2, tengan en cuenta los nuevos hechos revelados por muchos estudios. Un comienzo inicial se haría respondiendo no al número de personas que dan positivo, sino al número de los que tienen que ser hospitalizados o incluso mueren a causa de COVID-19.

Hasta ahora, la declaración ha sido firmada principalmente por americanos y británicos. Quien quiera participar en la declaración puede hacerlo aquí.

medium_RKI-COVID-19-hispitalisierung.png

Fuente

Ähnliche Nachrichten

Auch lesen x